ASÍ ERA VALLADOLID, YUCATÁN… HACE 175 AÑOS

0
581

Mis apuntes de historia Por: Luis Francisco Alcocer García.

El martes 29 de marzo de 1842 llega a Valladolid, John L. Stephens. Se había quitado en la mañana de Chichen Itzá” en donde visitó por varios dias las ruinas arquelógicas.

Entra a Valladolid aproximádamente a las 5 de la tarde por la plaza de la iglesia de Sisal. “Que tenía un vasto convento y claustros a su lado, erigidos todos estos edificios sobre un gran cenote, como lo daba a conocer el ruido sordo y hueco de nuestros pasos al momento de cruzar la plaza. Descendimos por la prolongada calle de Sisal, que tiene algunos edificios a derecha e izquierda y nos encaminamos a la casa de Don Pedro de Baranda, que era la mejor y amplia de la ciudad”

Conviene recalcar que esta casa es la que encuentra actualmente alado de la sucursal Banorte de nuestra ciudad.

Sigue relatando Stephens “se nos habia preparado un cuarto mientras llegaba nuestro equipaje, sólo que con la mala noticia que el caballo que traia el daguerrotipo, se habia escapado haciendo pedazos el instrumento”.

Citamos al daguerrotipo como un antecesor de la camara fotográfica y entonces deducimos que en esta expedición no se pudo tomar ninguna placa en 1842.

Al día siguiente Stephens junto con Catherwood se duspusieron a recorrer la ciudad.
“Valladolid” fue edificada en un estilo conforme a las encumbradas pretensiones de los conquistadores, lleva consigo el sello de una grandeza antigua que hoy marcha en rapida decadencia. “.

Explica después Stephens que: “la iglesia parroquial es todavia el objeto más culminante de la plaza”

Y sobre las casas particulares cita lo siguiente: “en las calles principales existen grandes edificios destechados, sin puertas ni ventanas, cubiertos de yerbas y arbustos que nacen en las paredes

Por último queremos mencionar sobre lo que le pareció la gente a Stephens: “Lo cierto fue que el pueblo de Valladolid me pareció el peor que yo hubiese encontrado, siendo que estaba al cuidado y responsabilidad de un general perezoso dado al juego y bueno para nada

A continuación citamos que todas fotos que se pueden mirar en este artículo son de Charnay de 1886

DEJA UNA RESPUESTA